8 errores frecuentes del cepillado dental

16/05/2016
8 errores frecuentes del cepillado dental

¿Te cepillas correctamente los dientes? Aunque nos pueda parecer una tarea sencilla, en realidad no lo es. Y es que la mayoría de las personas cometemos errores frecuentes que reducen los beneficios del cepillado y hasta pueden producirnos algunas lesiones. En el post de hoy hacemos un repaso a los errores más frecuentes que cometemos a diario.

Un correcto cepillado solamente elimina el 60% de la placa bacteriana. Por ello, los expertos recomiendan eliminar el 40% restante con una limpieza interdental (uso del hilo dental o cepillos interdentales). Asimismo, es importante que en nuestro cepillado diario no cometamos ninguno de los siguientes errores:

  1. Cepillarnos menos tiempo de lo recomendado. Debemos cepillarnos los dientes después de cada comida durante dos-tres minutos.

  2. Cepillarnos con demasiada fuerza. Un cepillado demasiado fuerte puede provocar daños en nuestros dientes y encías.

  3. Realizar un cepillado incorrecto. Un cepillado correcto consiste en un movimiento de barrido vertical de encía a diente (de arriba abajo en los dientes superiores y de abajo a arriba en los inferiores). Es tan importante cepillarse la parte interna como la externa. Para asegurarte de que lo estás haciendo correctamente, cepíllate mirando al espejo.

  4. No elegir el cepillo adecuado para nuestra boca. Aunque hoy en día podemos encontrar una gran variedad de cepillos, debemos tener cuidado a la hora de elegir el tamaño que mejor se adapte a nuestra boca. También es importante elegirlo con cerdas de dureza blanda o media y evitar aquellas duras y rígidas.

  5. No limpiar ni secar el cepillo de dientes. Después de su uso, se aconseja limpiarlo con agua y dejarlo secar.

  6. No cambiar de cepillo cada 3 meses. También tenemos que cambiarlo si antes de los 3 meses el cepillo se encuentra en mal estado.

  7. Utilizar una pasta de dientes demasiado abrasiva.

  8. Cepillarse los dientes después de comer ácidos. Las bebidas y alimentos ácidos (como refrescos o zumos) tienen efectos negativos en nuestro esmalte. Sin embargo, la saliva, en condiciones normales, neutraliza su efecto. Por ello, es importante no cepillarse los dientes justo después de ingerirlos. Se recomienda dejar pasar al menos media ahora antes de cepillárnoslos.

Asimismo, los expertos también recomiendan utilizar el hilo dental en cada cepillado, ya que éste permite acceder a aquellas zonas que son inaccesibles para un cepillo normal. En vez del hilo dental, también puedes usar un cepillo interdental. Otro error que cometemos habitualmente es no cepillarnos la lengua. Y es que si no eliminamos correctamente las bacterias de la boca que se encuentran en la lengua, éstas pueden desplazarse a los dientes e implantes, además de causar halitosis.

Si necesitas que nuestro equipo médico te ayude a realizar un correcto cepillado dental, solamente tienes que hacer clic aquí