Desmontamos los principales mitos sobre la salud bucodental

01/10/2015
Desmontamos los principales mitos sobre la salud bucodental

Para evitar este desconocimiento popular, en el post de hoy compartimos contigo los principales mitos sobre la salud bucodental:

1. “El mal aliento está relacionado con problemas de estómago”. La halitosis, comúnmente conocida como “mal aliento”, se origina la mayoría de las veces en la cavidad bucal. Este mal olor procede del metabolismo de las bacterias que hay en la boca. Las causas más habituales de este problema residen en una higiene oral deficiente, especialmente entre los dientes, y en las enfermedades propias de las encías como son la gingivitis y la periodontitis. 

2. “Los cepillos duros limpian mejor”. Muchas personas creen que los cepillos duros son más efectivos para eliminar la placa bacteriana y las manchas de los dientes. Esto no es del todo cierto. De hecho, el cepillo de cerdas duras puede producir un desgaste en el esmalte y retracción en las encías, lo que deja expuesta la raíz del diente. Podemos conseguir una higiene bucal adecuada con cepillos medios o suaves. 

3. “El palillo después de las comidas es lo más efectivo”. El palillo no es un utensilio diseñado como elemento de higiene bucal. De hecho, su uso con este fin no es aconsejable porque puede producir lesiones en el espacio que hay entre los dientes. Las mejores alternativas al palillo son la seda dental o el cepillo interproximal. 

4.  “Mejor no me cepillo los dientes porque me sangran las encías”. A diferencia de lo que piensan muchos pacientes, las encías no sangran si no es porque algo no va bien. Muchos creen que cepillarse los dientes es la principal causa de este sangrado, sin conocer que éste tiene su origen en las enfermedades de las encías.

5. “Cada embarazo cuesta un diente”. Esto es lo que se dice en la sabiduría popular. Sin embargo, si la mujer embarazada toma sencillas precauciones para su cuidado dental, esto no suele suceder. Muchas veces la causa se debe a una caries que ya teníamos antes. Lo que sí que provoca el embarazo es una mayor inflamación de las encías.

6. Con la edad es normal que se pierdan los dientes. La pérdida dental no está asociada al envejecimiento. Si realizamos una correcta higiene bucal a diario y visitamos con regularidad al dentista, podremos disfrutar de todos los dientes durante toda nuestra vejez.

7. “No me hago una limpieza porque estropea el esmalte”. Las tecnologías que utilizan actualmente estos especialistas (aparatos sónicos y ultrasónicos) producen unas ondas vibratorias que rompen el cálculo dental, lo que conocemos como “sarro”, de la superficie del diente sin afectar al esmalte. Al contrario de lo que muchos creen, la limpieza no estropea el esmalte, sino que elimina la placa bacteriana y el cálculo adherido a la pieza dental.

Si tienes más dudas de este tipo, te animamos a que te pongas en contacto con nuestros especialistas