El cigarrillo electrónico y su relación con la salud bucodental

27/12/2015
El cigarrillo electrónico y su relación con la salud bucodental

Desde hace algún tiempo los cigarrillos electrónicos o vapeadores están sustituyendo a los cigarrillos convencionales. Pero, ¿cómo influyen estos instrumentos en nuestra salud bucodental?

Por todos es sabido que los cigarrillos de tabaco contienen nicotina, pero los cigarrillos electrónicos no están exentos de ella ya que se les añade nicotina líquida, aunque siempre en dosis más bajas que a un cigarrillo convencional. En cualquier caso, la nicotina es perjudicial para la boca, la lengua y las encías y contribuye a la aparición de enfermedades del periodonto como la periodontitis o la gingivitis. Además, también origina inflamaciones y mal aliento o halitosis.

Estas son algunas de las consecuencias del consumo de nicotina a través de vapeadores:

Recesión de encías:

El hábito del tabaquismo disminuye de forma notable las defensas de nuestro organismo para luchar contra la enfermedad de las encías. Fumar afecta a los tejidos de la boca y favorece la acumulación de bacterias. Además la nicotina disminuye la capacidad de respuesta de los vasos sanguíneos frente a un ataque bacteriano. Por todo ello, los fumadores tienen más riesgo de padecer una afección periodontal y que, una vez esta haya aparecido, se agrave con mayor rapidez.

Mal aliento:

La nicotina inhibe la producción de una cantidad adecuada de saliva y por tanto se produce sequedad bucal. La nicotina también puede causar irritación en las mucosas de la boca y en las vías respiratorias. Además de nicotina, el cigarrillo electrónico también contiene otras sustancias que quedan adheridas tanto a la mucosa de la boca como a la lengua y a los dientes, y todo ello en conjunto contribuye a la aparición del mal aliento o alitosis.

Además la falta de secreción salival también puede producir el síndrome de la boca seca o xerostomía, lo cual puede crear serias dificultades a la hora de comer o hablar y aumenta de forma notable la posibilidad de padecer caries u otras infecciones bucales.

Bruxismo:

El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes. Y aunque su principal causa es de tipo psicológico, la nicotina de los cigarrillos electrónicos estimula los músculos por lo que el rechinar de los dientes se hará de forma más intensa y el desgaste de las piezas dentales será todavía mayor.

Abandonar definitivamente el tabaquismo, ya sea fumando cigarrillos convencionales o electrónicos, es la mejor forma de mantener una buena salud bucodental. Si además mantenemos una buena higiene bucal y visitamos al dentista con frecuencia, esta será la mejor manera de mantener una bonita sonrisa durante muchos años.