La ortodoncia infantil. ¿Cuándo es necesaria?

04/07/2015
La ortodoncia infantil. ¿Cuándo es necesaria?

Algunas veces a los padres les surge esta pregunta, ¿mi hijo necesita ortodoncia?,  ¿qué ortodoncia se adapta mejor a las necesidades de los niños? o ¿a qué edad debería llevarlo al dentista para ponérsela?

Como consecuencia de factores genéticos o malos hábitos es frecuente que, tras realizar el cambio de los dientes temporales, los dientes definitivos no mantengan una posición adecuada.

La mala colocación de las piezas dentales puede tener numerosas consecuencias para la salud oral de los más pequeños y puede afectar a otros factores como su desarrollo facial o su postura corporal.

Por ello es importante detectar a tiempo los problemas y solucionarlos de forma eficaz.
La solución perfecta es sin lugar a dudas, la ortodoncia infantil.

¿Por qué es necesaria la ortodoncia infantil?
Gracias a esta ortodoncia se puede corregir durante la infancia, una posición inadecuada de los dientes,  eliminando así posibles complicaciones futuras asociadas a este problema:
La ortodoncia infantil ayuda a corregir problemas de mordida y de masticación.

Además los niños evitarán caries y problemas dentales futuros.
Y no nos olvidemos de que unos dientes bien colocados son sinónimo de una sonrisa bonita y sana.
Durante la infancia, los dientes todavía están en pleno desarrollo, por ello en ese momento será mucho más efectivo corregir los defectos óseos y las posiciones incorrectas para que los dientes queden lo más alineados posible y así en el futuro, los más pequeños puedan presumir de una sonrisa perfecta al llegar a adultos.

¿Cuál es el mejor momento para empezar el tratamiento de ortodoncia infantil?
El mejor momento para empezar con este tipo de tratamiento dependerá del caso particular de cada niño. Se recomienda acudir por primera vez al ortodoncista entre los 3 y los 4 años de edad, ya que en ese momento ya se pueden detectar problemas de maloclusión dental.

¿Cuáles son las mejores ortodoncias para los niños?
Existen dos tipos de aparatos distintos:

Aparatos removibles: Se pueden poner y quitar durante las comidas o durante la higiene dental.

Aparatos fijos: Se conocen normalmente como brackets. Este aparato se encuentra adherido a los dientes a los que se conectan unos arcos metálicos elásticos.
En función del problema a tratar, la edad del niño y otros aspectos concretos de cada caso, el ortodoncista determinará cuál es el tipo de aparato más adecuado para que los niños luzcan la mejor de sus sonrisas.
 
(Imagen de jmartinezsolera CC BY-NC 2.0)