Mascar chicles: riesgos y beneficios para nuestra boca

25/07/2015
Mascar chicles: riesgos y beneficios para nuestra boca

A la mayoría de los ciudadanos nos gusta mascar chicles. Liberarnos del estrés, por aburrimiento o para combatir el mal aliento, son los principales motivos por los que consumimos chicles. Sin embargo, una práctica tan común e inocente, conlleva importantes beneficios y riesgos para nuestra salud bucodental.

Entre los principales beneficios asociados a la acción de mascar chicle, encontramos:

1. Estimulan la producción de saliva. Y esto es muy importante, porque la saliva consigue neutralizar la acidez que se suele producir sobre la superficie dental como consecuencia de la producción de ácidos provocada por el metabolismo bacteriano.

 

2. Producen una acción de barrido sobre la superficie dental. Ésta permite controlar la placa bacteriana. Sin embargo, es importante recalcar que esta acción de barrido nunca es tan eficiente como realizar a diario una correcta higiene bucal.

 

3. Combaten la halitosis. Muchas veces utilizamos los chicles para refrescar el mal aliento. ¿Quién no ha mascado un chicle antes de una entrevista de trabajo o una cita? Sin embargo, todavía no existen estudios concluyentes que aseguren que los chicles son un arma eficaz para frenar el mal aliento.

 

4. Relajan la articulación témporo-mandibular. Siempre que no abusemos de ellos, ya que su consumo excesivo puede ocasionar el efecto contrario: la sobrecarga muscular.

A pesar de las múltiples ventajas que tiene el mascar chicles para la salud de nuestra boca, los expertos alertan de que su consumo masivo y continuado tiene también importantes riesgos:

1. Provocan un efecto cariogénico en los dientes. Los chicles con azúcar favorecen la aparición de las caries. Por ello, es importante que utilicemos siempre chicles sin azúcar.

 

2. Producen sobrecarga muscular. La musculatura de nuestra boca no está preparada para hacerla trabajar constantemente. Por ello, mascar chicles en continuación, puede tener un efecto negativo en nuestra salud bucal.

 

3. Aumentan la probabilidad de sufrir problemas de mordida y desgaste de los dientes. Este riesgo está ligado al anterior punto. Y es que el consumo masivo de chicles puede afectar a los músculos de nuestra mandíbula, además de desgastar la superficie de las piezas dentales.

Por lo tanto, mascar chicles, además de ser una acción que nos ayuda a liberar tensiones o a refrescar nuestro aliento, tiene múltiples beneficios para nuestra salud bucodental, siempre que sean sin azúcar, para evitar la aparición de caries, y que su consumo sea limitado.

¿Quieres conocer más información interesante sobre la salud de nuestra boca y dientes? Te animamos a hacer clic en nuestro blog.

(Imagen de Plumerio Pipichas CC BY-NC-ND 2.0)