¿QUÉ ES LA PULPITIS? SÍNTOMAS Y PREVENCIÓN

14/10/2015
¿QUÉ ES LA PULPITIS? SÍNTOMAS Y PREVENCIÓN

La pulpitis es una inflamación que afecta a la pulpa del diente, es decir, el tejido blando donde se encuentran las células que generan la dentina, los nervios y los vasos sanguíneos de la pieza dental. Por tanto, si el diente se deteriora gravemente, las bacterias que habitan en la boca pueden introducirse en dicha pulpa dando lugar a una posible infección. 

¿Cuáles son los síntomas más importantes de la pulpitis? El principal síntoma de la pulpitis es la sensibilidad dental, fundamentalmente al presionar los dientes o al consumir alimentos y bebidas o muy fríos o muy calientes. En los casos de pulpitis leve, el dolor solo permanece unos instantes pero si la pulpitis se encuentra en fases más avanzadas, el dolor se puede prolongar durante varias horas. 

Clases de pulpitis. En función de la gravedad de la infección, y dependiendo de si el tejido periapical se ha visto afectado, existen diferentes clases de pulpitis y cada una de ellas presenta sus propios síntomas:  

-Pulpitis crónica: El dolor aparece de forma intensa siempre que se mastica o se consumen alimentos muy fríos o calientes. 

-Pulpitis serosa: El dolor intenso solo aparece al comer alimentos fríos. 

-Pulpitis aguda con infección: Este tipo de pulpitis tiene lugar cuando, además de inflamación, también se produce infección acompañada de pus en la pulpa dental. Se siente dolor al consumir alimentos calientes y las bebidas frías, que en este caso, serán un remedio eficaz a la hora de mitigar temporalmente el dolor. 

-Necrosis pulpar: Si no se acude al dentista ante los primeros síntomas de pulpitis, se corre el riesgo de padecer necrosis pulpar. Es la clase más grave de pulpitis ya que el nervio se acaba necrosando y la pieza dental muere. 

Además de una inflamación grave de la pulpa del diente, la pulpitis obstaculiza el correcto riego sanguíneo, razón por la cual el tejido se debilita y comienza un proceso degenerativo que, con el paso del tiempo, puede dar lugar a una necrosis pulpar.

En estas situaciones tan extremas, el diente ha perdido la sensibilidad al frío y al calor, pero si se presiona, se produce una aguda sensación de dolor.

¿Cuáles son las causas de la pulpitis? La causas primordiales de esta afección son las caries, las infecciones bucodentales, las fracturas de la corona o de la raíz del diente. El deterioro del diente favorece que las bacterias penetren en el mismo e inflamen la pulpa dental. 

¿Cómo se puede prevenir la pulpitis? Una higiene bucodental correcta que evite la caries es la mejor manera de mantener la pulpitis a raya. El diagnóstico precoz por parte del dentista también evitará complicaciones mayores. Por ello, visitar al odontólogo cada seis meses para someter nuestra dentadura a un examen completo, es fundamental para lucir una sonrisa bonita, pero sobre todo, sana.