Razones para no blanquearse los dientes con remedios caseros

28/06/2016
Razones para no blanquearse los dientes con remedios caseros

Existen numerosas opciones para lucir unos dientes más blancos, pero los remedios o trucos caseros que se pueden encontrar en canales como internet no son los más aconsejables ya que pueden llegar a ser dañinos.

Blanquear los dientes con trucos caseros

Es común encontrar en webs trucos que aseguran ser efectivos a la hora de blanquear las piezas dentales. Incluso, alguno de estos trucos nos los dan a conocer nuestros amigos o familiares sin saber el riesgo que algunos de ellos pueden suponer para la salud dental.

Uno de los blanqueamientos dentales caseros más populares es aquel que se realiza mezclando sal fina y limón para, con dicha pasta, cepillarse los dientes. La sal es un elemento abrasivo y dañará las encías y la acidez del limón atacará al esmalte de los dientes. Por tanto este es un truco casero a evitar.

Otro truco igualmente conocido para blanquear los dientes en casa es cepillárselos mezclando la pasta de dientes con bicarbonato o, directamente, realizar el cepillado tan solo con bicarbonato. Aunque si es cierto que este componente puede ser útil a la hora de combatir las manchas dentales extrínsecas, no es sencillo que alguien que no sea dentista reconozca este tipo de pigmentación. Por ello al emplear el bicarbonato lo único que se estará haciendo es utilizar un elemento abrasivo contra el esmalte dental.

Las fresas también se emplean con la esperanza de obtener unos dientes más blancos, pero nada más lejos de la verdad. De hecho las fresas tienden a pigmentar las piezas dentales y a favorecer la aparición de manchas con el paso del tiempo.

El agua oxigenada es otro de los productos más típicos que se emplea para conseguir unos dientes más blancos. Del mismo modo que sí es una buena aliada para curar heridas pequeñas localizadas en la encía, su composición no tiene ningún elemento que ayude a blanquear las piezas dentales.

Conclusión

Por tanto, si queremos conseguir una leve mejora en la pigmentación de nuestros dientes, lo mejor es utilizar pastas dentífricas especialmente diseñadas para ello y que se pueden adquirir, además, en cualquier farmacia. Pero si lo que buscamos es una mejora drástica en el color de nuestros dientes, la mejor opción es acudir a nuestro dentista de confianza para someternos a un blanqueamiento dental profesional, y olvidarnos de remedios caseros que puedan circular por la web.