¿Te han extraído una muela del juicio? Conoce estos consejos para recuperarte rápidamente

24/05/2016
¿Te han extraído una muela del juicio? Conoce estos consejos para recuperarte rápidamente

¿Sabes por qué llamamos al tercer molar las muelas del juicio? Se llaman así porque cuando suelen aparecer, alrededor de los 20 años, las personas tenemos un juicio más desarrollado y completo que cuando salen el resto de dientes definitivos. Sin embargo, no siempre aparecen. La anatomía de la muela del juicio tiene diferentes variaciones (tiene entre una y cuatro raíces, y entre uno y seis conductos), y puede estar inclinada.

Esta inclinación y la no erupción suelen ser las causas principales por las que se extraen las muelas del juicio. La cirugía no suele ser dolorosa, ya que se utiliza anestesia local. Sin embargo, si la muela no ha erupcionado del todo, el especialista tendrá que realizar un corte en la encía para poder sacarla.

Tras la extracción de las muelas del juicio, el proceso de recuperación es de 7 a 15 días. Aunque en general se trata de una intervención corriente, al igual que sucede en cualquier cirugía pueden aparecer una serie de complicaciones, la mayoría son leves y desaparecen rápidamente.

Las principales complicaciones que pueden surgir son:

  • Náuseas y vómitos que aparecen como respuesta de nuestro cuerpo a la anestesia.

  • A las pocas horas de la cirugía, la zona intervenida puede sangrar. Para ello, se recomienda apretar la zona con una gasa durante veinte minutos.

  • Fiebre.

  • Entumecimiento de la boca.

  • Ocasionalmente aparece un hematoma en la mejilla.

¿Qué tengo que hacer tras la operación?

Para evitar que aparezcan estas complicaciones, compartimos una serie de consejos que deberás seguir tras la intervención:

  1. Cuida la higiene de tu boca, principalmente en la zona donde estaba la muela que se ha extraído.

  2. No te olvides de tomar toda la medicación que te ha prescrito el cirujano maxilofacial. Principalmente tendrás que tomar antiinflamatorios para reducir la hinchazón y analgésicos para el dolor.

  3. Si sientes dolor, ponte hielo sobre la mejilla.

  4. Para reducir el riesgo de sufrir una infección, enjuágate la boca con agua tibia cada dos o tres horas.

  5. Hasta que la herida no haya cicatrizado totalmente, tendrás que seguir una dieta blanda.